Mareos: cómo evitarlos si viajas en autobús

Ya estamos en verano, la movilidad entre provincias ha vuelto y muchos de vosotros seguro que pensáis en algún destino al que poder ir de vacaciones. El autobús es en este caso una buena opción por las ventajas que supone y el viaje puede ser más ameno de lo que pensamos, pero, si elegimos esta opción siempre cabe la posibilidad de sufrir un mareo. ¿Recuerdas cómo puedes evitarlos? Hoy, desde Autobuses Vidal te hablamos de ello.

Tanto las curvas, como los cambios de rasante u otras circunstancias pueden llevar a muchas personas a marearse. Es algo que podremos notar si se tienen sudores fríos, palidez, bostezos, salivación, náuseas o vómitos. Por todo esto, sabemos que no es sensación muy agradable y lo cierto es que los niños son los que más los sufren, pero nadie está exento de ellos.

Formas con las que podemos evitar marearnos serían las siguientes:

 

  • Sentarse en la parte central o delantera del autobús. Elegir asientos en estas zonas hará que no sintamos de forma brusca  los movimientos.
  • Beber agua. Mantenerse hidratado ayuda a prevenir el mareo, por lo que debemos tomar agua cada cierto tiempo.
  • Estar sentado, abrir la ventanilla o poner el aire acondicionado, ayuda a que se eviten ciertos olores que pueden provocar malestar. De igual forma, es importante que, si no nos sentimos bien, se aprovechen las paradas para tomar aire y relajar el cuerpo.
  • Comer ligero. Hacerlo en exceso no es bueno, al igual que tampoco conviene hacerlo con el estomago vacío. Esto puede hacer que aumenten los mareos o náuseas.
  • Si notas que te estás mareando, deja de hacer cualquier actividad que te esté ayudando a estar entretenido. En estos casos, leer un libro o ver películas desde un dispositivo portátil o en una pantalla de asiento, puede empeorar el mareo porque no dejas de tener la mirada en un punto bajo.

Si pese a todo el mareo se da o persiste, puedes optar por tomar Biodramina, muy efectiva en estos casos.

¿Cómo evitar mareos en los viajes?

Entre los síntomas más destacados o habituales de una persona que se marea en un medio de transporte se encuentran: la cabeza “le da vueltas”, siente  náuseas está aturdido y desequilibrado, no puede coordinar movimientos, tiene el estómago revuelto, le duele la cabeza o no puede abrir los ojos porque al hacerlo la sensación empeora.

La causa de los mareos es, principalmente, el movimiento del vehículo en el que se encuentra. Esto hace que los líquidos que se alojan en el interior de los oídos transmitan informaciones erróneas al cerebro.

Otra de las causas frecuentes de los mareos es la descoordinación entre la vista y el cerebro por “culpa” del movimiento. Esto ocurre cuando intentamos leer en el autobús o mirar la pantalla de nuestro teléfono móvil.

Consejos para evitar los mareos mientras se viaja

Sin dudas los mareos son muy desagradables y no permiten disfrutar del viaje, pero estos consejos te ayudarán a hacer más llevadero el viaje:

  • Presta atención a lo que comes: los platos muy abundantes o llenos de calorías hacen que te marees más durante un viaje. Las náuseas que sentirás harán que el cuadro sea más grave o insoportable. No bebas alcohol antes o durante porque aumenta las posibilidades de que te marees, lo mismo que los estimulantes o el tabaco. Una buena idea es mascar chicle para incrementar la cantidad de saliva.
  • Intenta evitar el movimiento: si te mueves mucho empeorarás la situación. No te levantes de tu asiento a cada rato, mejor quédate sentado y tranquilo, trata de descansar o dormir.
  • No leas. Y si lo haces, el libro ha de estar apoyado en las piernas, para que puedas dirigir la mirada hacia abajo. La idea es que no haya opción de que la visión lateral capte los movimientos exteriores. A su vez, concéntrate en un punto determinado en el interior del transporte.
  • No te abrigues demasiado: la sensación de calor (que también se puede obtener con una calefacción muy elevada) aumentará las posibilidades de que sientas mareos o vómitos. Lleva ropa ligera y cómoda.
  • Trata de dominar la situación:  y no permitas que el mareo te gane la batalla. 😉