Viajeros: dime cómo eres y te diré dónde viajar (IV)

En los destinos que hoy queremos comentar desde Autobuses Vidal nos centramos en lugares que son ideales para los amantes de la fotografía. Sacad vuestras cámaras y empecemos el viaje.

Molinos de Consuegra, Toledo

Cuando Cervantes describió en su obra la maravilla de aquellas famosas tierras castellanas y sus ya conocidos gigantes de viento, creemos que se quedó corto. Lo cierto es que los Molinos de Consuegra, ubicados en Toledo, son estupendos para cualquier viajero fotógrafo que se precie. Forman parte de la cultura española y, seguramente, serán una de las estampas más auténtica y reconocible que podemos encontrar de la España que se comentaba en Don Quijote de la Mancha. 

Barcelona

Esta ciudad, como ya hemos dicho en otras ocasiones, es conocida a nivel mundial y parte de su fama se debe, entre otras cosas, a sus reconocidos monumentos. Lugares como la Sagrada Familia, Parque Güell, La Casa Milá o Batlló son, entre muchos otros, lo más fotografiado cuando se visita la ciudad condal.

Pero el viajero fotógrafo tiene aún más por descubrir. Sólo tiene que desplazarse hasta Montserrat o el Delta del Llobregat para encontrar sitios estupendos en los que no parar de hacer fotos.

Laguna Salada de Torrevieja, Alicante

Nuestro último destino se encuentra en Alicante, y es que, si viajamos hasta Lagunas Saladas de Torrevieja, vamos a ver un verdadero paisaje de ficción.

De este lugar, destacamos que, gracias a que se libera un componente rosáceo librado por las bacterias que se encuentran en el agua,  se da paisaje único en España con una densidad de sal de más 350 gramos por litro de agua.  Esto, que a simple vista no parece gran cosa, hay que destacar que sólo se aprecia de forma similar si nos desplazamos hasta el Mar Muerto, en Jordania.

Viajeros: dime cómo eres y te diré dónde viajar (III)

Cuando se trata de viajar, desde Autobuses Vidal, agradecemos que nuestra geografía esté llena de lugares variopintos que se convierten en destinos ideales para todo tipo de viajeros. Hoy nos queremos centrar, tal y como os comentamos en nuestra anterior publicación, en aquellos que aman la tranquilidad.

Valle del Silencio, Ponferrada

 

Los amantes de la naturaleza tienen en Ponferrada un lugar en el que la tranquilidad es la estrella. A tan sólo 20 kilómetros de allí, podemos encontrar el Valle del Silencio. Si lo visitas, te vas a encontrar rodeado de un océano de calma al recorrer sus senderos y cascadas del Río Oza. Además, este valle está considerado, no sólo como un paisaje único, sino también como uno de los sitios más tranquilos de nuestro país. 

Altea, Alicante

 

Tal vez al oír este nombre creas que nos hemos equivocado porque la zona de Alicante suele ser más conocida por apartamentos y colas, pero si te centras en Altea, te sorprenderás mucho.

Aquí podemos encontrar un paseo marítimo y un mirador que, aunque no lo creas, son perfectos para cualquier amante de la costa. ¿Sabes por qué? Ya no es sólo por la tranquilidad que inspira el lugar, sino porque cuando paseas por sus calles llenas de color, la mente recuerda una conocida isla griega:  Mykonos.

Trujillo, Cáceres

Ser amante de la tranquilidad no significa que no pueda haber otras cosas de interés en tu viaje. En Trujillo, ubicado en Cáceres, encontramos un lugar en el que no sólo estarás relajado, sino también lleno de historia. Y aquí no hablamos sólo de edificios o viejas capillas, sino también de hitos y similares. Nuestra recomendación si viajáis aquí es no dejéis de ver las reliquias y espada de Francisco Pizarro o el misterio de «la mora enamorada» os esperan.

 

En nuestra siguiente publicación nos esperan nuevos lugares que seguro que, a los amantes de la fotografía, les encantarán.

Turismo nacional: ¿qué visitar en España? (I)

Aunque el otoño tenga sus días de viento y lluvia, si de verdad nos gusta viajar, cualquier época del año nos parecerá bien. Actualmente, hay que hacerlo siguiendo las medidas sanitarias para evitar posibles contagios, y pese a que puede ser atípico y la mascarilla algo incómoda o molesta, podemos seguir moviéndonos por buena parte de España.

Hoy, desde Autobuses Vidal, queremos hablaros de algunos destinos de nuestro país que serían una buena elección de viaje.

Ribeira Sacra

Podría decirse que Galicia tiene una parte un tanto misteriosa y desconocida que, a medida que pasa el tiempo, más turistas atrae. ¿Cuál es el motivo? La Ribeira Sacra. El río Miño y el Sil se abrazan formando unos cañones de la más extrema belleza, pero eso no es todo. Disfrutar del mejor vino de la D.O. Ribeira Sacra, degustar su gastronomía local, o y descubrir oficios casi extinguidos, hacen que este destino sea más que apetecible.

Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón

Si eres amante de la naturaleza, no puedes dejar de visitar Cabezón de la Sal, en Cantabria. Allí vas a encontrar un espectacular bosque de Secuoyas gigantes que, en 2003, fue declarado Monumento Natural.

Tiene una superficie de 2,47 hectáreas y está compuesta por 848 secuoyas que fueron plantadas allí en el año 1940 . Pueden alcanzar hasta los 36 metros de altura y, si queréis verlas, os recomendamos pasear por la senda que recorre el bosque. 

Mallos de Riglos

Si te gusta la montaña y escalar rodeado de naturaleza, Mallos de Riglos es tu sitio. En Hoya de Huesca (en el Prepirineo Aragonés), encontraréis un conjunto de enormes moles rocosas que supone uno de los mayores espectáculos que ofrece la comunidad de Aragón.

Sus paredes verticales cuentan con alturas de hasta 300 metros y custodian el río Gállego a su paso por esta zona. Cada Mallo tiene su propio nombre, el cual procede del nombre de algunas de las casas de Riglos, de su forma o color característico, o incluso de famosos escaladores y otras personalidades.

Continuaremos hablando de nuevos destinos en nuestra próxima publicación.

 

Viajar solo: los mejores destinos en España (I)

Aunque viajar es algo que nos gusta a todos, no siempre queremos hacerlo en compañía. Hacerlo solos es algo que puede llenar más de lo que parece, además de una nueva experiencia tan agradable como cuando viajamos junto a nuestros amigos o familiares. Hoy, desde Autobuses Vidal, os hablamos de algunos destinos idóneos para viajar solo.

Barcelona

Para nadie es un secreto que esta ciudad es uno de los lugares más visitados del mundo y es gracias a su multiculturalidad, belleza y gran oferta cultural y de ocio. Por ello, es prácticamente imposible aburrirse cuando se visita y, además, las posibilidades de conocer gente nueva son muchas.

León

Puede que no sea una de las ciudades más turísticas de España, pero eso, al mismo tiempo, es una ventaja para disfrutar de todos sus encantos tranquilamente. La Catedral es una de las paradas obligatorias que hay que hacer si se visita León, y a la hora de la comida, si te gustan las tapas y el buen vino, te recomendamos dar un paseo por el Barrio Húmedo.

Bilbao

Es la mezcla perfecta entre modernidad y tradición gracias a la fusión de arquitectura moderna y cultura tradicional vasca. Todo aquel que se considere un amante del diseño y la cultura tiene en Bilbao una estupenda opción.

Granada

De ella sólo se puede decir que es una verdadera ciudad histórica monumental. Como ya comentamos hace algunas semanas, buena parte de ella forma parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y tiene mucho que visitar, como la famosa Alhambra, o la Catedral, la Capilla Real o el Monasterio de la Cartuja. Sin lugar a dudas, entre cultura y gastronomía, es imposible no decir que Granada es el lugar perfecto para hacer turismo.

En nuestra próxima publicación os hablaremos de otros destinos que son ideales para hacer un viaje yendo solo.

 

El otoño, una de las mejores épocas para viajar

Ya hemos dejado atrás el verano, y para la mayoría de las personas esto significa volver a los estudios, el trabajo y la rutina. Sin embargo, el otoño es también época de puentes y todos nos solemos guardar unos días de vacaciones, así que vamos a tratar de convencerte de que esta estación es una de las mejores épocas para viajar.

El otoño se suele considerar temporada media porque el calor ya se ha ido pero el frío aún no ha llegado del todo. Sin embargo, para nosotros los viajeros el otoño tiene un gran atractivo.

1. Todo está menos masificado

El otoño significa menos multitudes. Los vecinos han vuelto de vacaciones y te puedes hacer a la idea de cómo el verdadero día a día de tu destino, ya sea una ciudad o un pueblo. Además, al haber menos turistas merodeando, no tendrás que hacer cola para visitar monumentos y museos.

2. Hoteles más baratos, vuelos más baratos

La temperatura no es lo único que baja en otoño. Como no es temporada alta, los hoteles, vuelos, cruceros y actividades turísticas en general suelen bajar sus precios, convirtiendo así a esta época en la mejor en la relación calidad-precio.

3. El tiempo es más templado

El otoño todavía puede proporcionarnos días cálidos, llenos de sol y cielos azulados. Pero, en general, el tiempo en estos meses suele ser mucho más templado. Es decir, que no llega a los farragosos extremos.

Ni te asas caminando por la ciudad ni te mueres de frío envuelto en mil capas. Simplemente disfrutas de la brisa fresca en contacto con la naturaleza o simplemente callejeando. ¡Y se disfruta mucho más!

4. Vive maravillosas experiencias otoñales

Recoge manzanas de entre las hojas, camina entre bosques exuberantes, visita pueblecitos pintorescos con cafeterías con chimeneas, cruza parques ahora amarillos, rojos y marrones, acampa junto a lagos cristalinos… el otoño te ofrece miles de experiencias únicas e inolvidables.

Si además eres aficionado a las cámaras, ya sabrás que el otoño es la estación más fotogénica. La naturaleza se pone guapa sólo para tu objetivo, ¡aprovéchalo!