Consejos para dormir en el autobús

Echar una cabezada mientras viajamos es en ocasiones la forma más eficaz para conseguir que el tiempo vuele y lleguemos a nuestro destino casi sin darnos cuenta. Pero dormir fuera de su cama no resulta sencillo para todo el mundo. A continuación veremos unos consejos para dormir en el autobús de la manera más cómoda posible.

Lo habitual cuando dormimos en el autobús es hacerlo de manera vertical, a no ser que no se tenga ningún compañero de viaje en el asiento de al lado.

Entrar en el sueño REM profundo requiere que los músculos se encuentren relajados, por lo que  para ayudarnos podemos utilizar un cojín cervical o una almohada en la que apoyar la cabeza y el cuello sin notar la superficie dura del cristal o del asiento.

Por lo general, los asientos de ventana son más cómodos a la hora de buscar la postura más cómoda, ya que no tendrás que preocuparte de apoyarte más de la cuenta en tu compañero de viaje.

Por último, si pretendes dormir en el bus, te recomendamos no sentarte en los asientos del ‘gallinero’ ya que generalmente no se pueden reclinar. Para esto la mejor opción son aquellos en los que nadie se ha sentado detrás, o los que están justo delante de la puerta trasera.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *