Preparar un autobús para la nieve

El invierno es posiblemente la época del año más peligrosa para la conducción. En ocasiones, la lluvia, nieve o el granizo puede sorprendernos en mitad del viaje, por lo que es necesario tomar precauciones y preparar nuestro vehículo para cualquier imprevisto que pueda surgir.

Revisar los niveles de anticongelante, limpiaparabrisas y frenos del autobús. También, hay que comprobar el estado de carga de la batería, el funcionamiento de las luces y limpiaparabrisas.

Limpiar la luna delantera y trasera, así como los faros para tener una mejor visibilidad.

-Hay que llevar un chaleco reflectante dentro del habitáculo, triángulos de señalización, lámparas de repuesto, herramientas y la rueda de repuesto correctamente hinchada.

-Es muy importante llevar cadenas o neumáticos de invierno, ya que es posible que en algunas vías solo permitan el acceso si se disponen de ellos. Deben colocarse en las ruedas de tracción y no se deben de sobrepasar los 40 km/con ellas.

-Es recomendable llevar las ruedas hinchadas un entre un 10 % y un 20 % más para disponer de un mayor agarre.

-Se debe tener un teléfono móvil con batería y que esté operativo por sin necesitamos llamar. Asimismo, es recomendable revisar que la radio del vehículo funcione correctamente

-La ropa de abrigo y el calzado adecuado por si hay que salir del vehículo.

-Algunos artículos como una pala, una linterna, unas pinzas de arranque o un rascador se pueden convertir en complementos muy útiles si necesitamos poner las cadenas, cambiar una rueda, arrancar el coche de otra persona o retirar el hielo de focos y cristales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *