Cómo facilitar la circulación a los autobuses

Es cierto que las grandes ciudades se han modernizado y han facilitado en gran medida  la expansión del transporte público, especialmente en el caso de los autobuses urbanos, habilitando carriles bus y con la instalación de paradas con un carril especial destinado a la carga y descarga de viajeros. Gracias a la creación de estos carriles se ha mejorado en gran medida la eficacia que pueden lograr este tipo de transportes de masas, ahorrando tiempo, combustible y agilizando el servicio.

El gran tonelaje y envergadura de los autobuses dificultan la rapidez de maniobra al reincorporarse al tráfico una vez se ha realizado una parada solicitada,  ya que no lo hace tan rápido como lo haría un coche u otro vehículo más pequeño. Por ello, cuando hay exceso de tráfico, es realmente complicado para este tipo de transporte salir hacia la calzada central.

Tal y como establece el código de circulación, se debe facilitar la incorporación de los autobuses al tráfico tras la realización de una parada. Por ello se debe:

  • Disminuir la marcha para facilitar la salida del autobús delante del vehículo propio.
  • Cambiar al carril izquierdo si no circula ningún otro automóvil.

Os recordamos lo importante que es seguir las normativa de seguridad y presentar un comportamiento cívico cuando estamos al volante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *